lunes, 17 de marzo de 2014

Nueva Web...





Para mis seguidores, para quien piense que mis relatos les dieron vida… sintiendo en cada poro de su piel lo que yo pretendía, hacerles sentir, vivir, gozar, soñar.
Mis relatos pasean por otra nueva Web…
Gracias por todo y seguir disfrutando.

Dama.



http://www.todorelatos.com/control_relatos/

Read More

sábado, 30 de noviembre de 2013

Introducción…

                                                   


                                   Introducción…

Existen dudas sobre mí… si soy hombre o mujer??
Posiblemente… se piense que una mujer, no pueda relatar, desgranar, vibrar, estremecerse… llegar a la locura, explorar su propio cuerpo, el de una amiga… el de un hombre mas   joven… y llegar al clímax… y llevar todo eso a los lectores del blog… llevarlos de la mano y compartir con ell@s todas esas sensaciones… algo más… mucho más que sensaciones.
Soy mujer… Dama_de_la_Noche… es una mujer… que esta viva ¡!
Recorrer los sentidos… encontrar rincones que jamás fueron explorados… sentir, vivirlos… dejarse llevar por el momento… hasta conseguir el clímax… perderse en la locura, ser cómplice, decir lo que se desea… lo que se quiere a cada momento.
Esa es la intención de Dama_de_la_Noche… poner a cada cosa su nombre, que cada gemido se haga propio… cada caricia tome forma, cada beso sea pasional… llegar a la locura… disfrutar.
Recorrer todos los sentidos… encontrar ese cómplice… y dejarse llevar.
Soñar ¡! Soñar ¡! Soñar…

Dama_de_la_Noche.


Read More

Hasta siempre...





Siempre cuesta empezar algo… porque pensamos que no encontraremos nada que nos defina o se asemeje con lo que hacemos.
Eso es lo que  pensé yo Dama_de_la_Noche cuando me decidí a empezar o construir este blog… pero fui de sorpresa en sorpresa, me leían y al parecer gustaba lo que se leía… e tenido la grata satisfacción de saber, pensar e imaginar que por unos instantes os alegre parte de vuestro día.
Gracias por seguirme a los que lo hicieron y que siguen leyéndome…  
Gracias por el respeto con el cual se ha tratado mi blog, un blog sencillo y ameno…  Y gracias por compartir, disfrutar, vivir y sobre todo soñar, dar rienda a la imaginación… Gracias.
Espero que sigáis encontrando en este blog lo que por un momento necesitáis… ser los protagonistas de las historias.
Pero 24, 25, 26, Relatos Eróticos son bastantes… es más de lo que yo podría esperar. 
Hoy será un buen día para poner un punto y aparte… es un buen día y mientras escucho una de estas canciones que os e enjaulado por aquí, doy mi ultimo retoque.

Hasta siempre.



Dama_de_la_Noche

Read More

Pequeños placeres…



Pequeños placeres…

Siempre espero a que te quedes dormido... para acariciar tu cuerpo, busco entre los pliegues de tu fina piel... ese calor que se queda guardado durante el sueño.
Sobre mis piernas tu cabeza descansa... y tu pelo roza mis rodillas, aprovecho y juego entre tu pelo... acaricio tu nuca, tus mejillas, perfilo tus labios con la yema de mis dedos... mis manos pasan sigilosas por tus hombros, hasta alcanzar tu torso semidesnudo…
Separo  un poco tu pantalón y aparece el principio de tu culo... es suave y sedoso como el de un bebe... deslizo un poco más ese pantalón hasta descubrir tus glúteos apretados y firmes… y acerco mi cabeza dejándola caer sobre ellos.
Acercándome  a esos glúteos que están pidiendo, que los mordisquee... y con la puntita de mi lengua te voy acariciando, muy suavemente… bajando, bajando... mi lengua va bajando pasando por encima de tu ano... y es ahí donde me paro un poco,  allí mi lengua sube y baja rozándolo con la única misión de excitarlo.
Al mismo tiempo mis dedos bailan sobre ti... casi de puntillas se acercan por tus muslos abriéndoles un poco…  acercándose a tu ano para acariciarlo y aprovechando que duermes intento introducirte uno de mis dedos… solo uno.
Si es una provocación para mí…  y ese juego me gusta, el placer será distinto, sin límites ni tabus… explorar tu culo…  sentir que mis dedos se introducen dentro de ti como si de otra polla se tratara… disfrutando al máximo.
Uno de mis dedos masajea tu ano muy despacio…  hasta excitarlo un poco y poder introducirlo,  mi lengua también acompaña humedeciéndolo un poco... y lentamente voy empujándolo  hacia dentro... muy despacio tu culito se respinga y se va relajando un poco...  ayudándome a introducirte y eso me gusta...
Así cariño… así, un dedo se introduce en tu ano...  entra y sale, entra y sale con mucha suavidad sin llegar a profundizar del todo... es placentero... se que es placentero para ti porque tu cuerpo va cogiendo más calor… y tu excitación va en aumento…  
Vuelvo a besar tu nuca y esta ardiendo, busco tus labios…  tu boca es jugosa como una fresa,  introduzco mi lengua hasta tocar tu garganta y juego con tu lengua al enredo... sin dejar de acariciar tu culito… y noto como tu ano oprime mi dedo ligeramente... eso es el placer,  el goce, distinto... diferente y nuevo, pero se que te gusta tu cuerpo me lo dice porque empieza a estremecerse.
Dejo caer tu cabeza en la cama y me pongo por detrás de ti de rodillas, en ese momento nada me gustaría más que poseer una polla y poder introducírtela dentro de ti,  y como si otro hombre te follara lo intento yo, agarrando tus caderas, sin sacar mi dedo de tu culo y moviendo mi cuerpo detrás de ti.
Así... un dedo y  pruebo con otro dedo… ya están dentro de ti.
Te levanto los glúteos para poder introducirlos mejor, más profundos y aparecen tus huevos... unos huevos redonditos... depiladitos, suavecitos... y mi cabeza se coloca entre tus piernas abiertas para poder alcanzarlos...
Los dedos siguen su movimiento… 
Mi cabeza entra entre tus piernas y mi boca consigue llegar a mordisquear esos huevos empiezo a chuparlos muy despacito y los voy metiendo en mi boca... primero uno, después otro así, así, así mi amor así.
Pero tu pene a empezado a levantarse y esta ahí... ahí solitario… ummm…  como me gusta follarte por detrás saber que estas enloquecido de placer.... tu cuerpo  encogido, estremecido empiezas a moverte mientras yo sigo utilizando mis dedos  que ya han conseguido una gran excitación… se que ya no estas tan dormido... tus jadeos son intensos y tus movimientos aunque controlados son más visibles.
 Tu polla ha quedado por encima de mi cara mientras te sigo chupando los huevos... y de repente levantas tu pelvis para que yo me pueda desplazar mejor. Te has colocado a cuatro patas... y de esa manera tu culo aflora más, se queda más abierto y excitado y aprovecho para volver a introducir mis dedos…  una de tus manos busca tu polla y la masajeas... pero esa polla es mía, solo mía y solo yo la quiero disfrutar, dejo tus huevos de lado y mi lengua otra vez de puntillas acaricia el tronco de la polla desde el inicio hasta el glande…
A que sabe tu polla?? Es difícil saberlo, pero es un sabor agradable esta mojadita... muy humedecida y todavía no he  empezado a chuparla…. pienso que son las primeras gotas de tu sabroso semen y mi coño se estremece pero esta vez mi obsesión es complacerte al máximo y dejo que mi coño se conforme con el roce de mis muslos.
Tu polla busca mi boca... como si la persiguiera y la dejo que la encuentre introduciéndose en ella... sabrosa, erecta, muy erecta una y otra vez la lamo... Mientras mis dedos han echo de tu culo algo fácil de ser follado... ahora mis dedos se introducen con facilidad y de veras que me gustaría penetrarte por detrás poder correrme en el, en ese culo... llenarte de mi esencia, me vuelve loca pensar en eso... y sin cambiar tu posición... vuelvo a colocarme por detrás de ti...
Mis dedos introducidos en tu ano... una mano acariciando tu polla... mi pelvis empujando tus glúteos... mi lengua paseando por tu espalda…  estremecido no dejas de gemir mientras susurras todo el placer que sientes.... yo acelero el ritmo de mis movimientos.... tu polla se endurece más, tu ano se abre más y más... tu repites incansable que no sabes por donde te corres... el placer pasea por tus huevos, el placer esta dentro de tu culo… el placer vuelve loca a tu polla mientras tu gimes y gimes deseando que esas sensaciones no se acaben… Disfruto, disfruto mientras te veo estremecido, disfruto mientras soy la que te posee… disfruto mientras mis pezones están tan endurecidos que me hacen daño… y disfruto mientras tu polla va mojando las sabanas lentamente.
Me  gusta,  aprieto mis muslos... mi coño esta encendido,  sigo detrás de ti... y voy aflojando el ritmo... tu polla sigue corriéndose... sigue mojando las sabanas, las primeras gotas de tu semen caen sobre mi cara y mi lengua las va recogiendo hasta donde las alcanza… sabrosas, calientes.
Y poco a poco tu cuerpo se va derrumbando de espaldas a mi... abro mis piernas y me subo encima de ti... apoyo mi coño húmedo encima de tus glúteos... sientes el calor, el fuego que abrasa mi coño... y te das la vuelta.
De pie me coloco encima de tu rostro y acaricio mi clítoris mientras me miras... introduzco mis dedos y voy acariciando mis tetas.... mi coño empieza a satisfacerse... mis muslos empiezan a mojarse.
Tu lengua sale de tu boca intentando alcanzarlo... pero no, no puede esta muy lejos todavía… así durante un rato... hasta que mi coño explota de gusto, así me dejo caer sobre tu rostro... y así tu lengua puede saborear todo mi coño humedecido así tu lengua chupa y chupa... mi coñito corrido así... así me quedo pegada a tu boca... mientras mis tetas se van calmando, siguen duras y mis pezones erectos…
Me deslizo por encima de ti… mi cuerpo va recorriendo el tuyo mientras va humedeciendo todo a su paso… pero yo quiero otra cosa que es llegar hasta tu boca… mi boca se une a la tuya y chupeteo tus labios, los mordisqueo… esos labios que saben a coñito recién corrido… ese sabor que cubre toda tu cara, ese sabor que es el mío… el de mi coño recién corrido ¡!.



Dama.

Read More

Como… olvidarte ¿?



Como… olvidarte ¿?

Cada vez que te despides de mí… siento como algo mío se va contigo…
Solo me queda el sabor de tus labios que al recorrer los míos… vuelvo a sentirte cerca… y me pregunto como olvidarte ¿? Si yo soy parte de ti… y tú eres parte de mí…
Si cada noche me aproximo a ti… cerca de ti, tan cerca que podríamos formar un solo cuerpo… mi cabeza reposa en tu pecho mientras acaricias mi pelo… tus piernas entreabiertas dejan que yo me acurruque dentro de ellas… y entramos en ese momento de placer, que no es nada más que el contacto de los cuerpos… sentirnos cerca.
Tus manos van repasando cada parte de mí… desabrochando esos tres botones que adornan mi escaso camisón… y buscas de mi pecho para acariciarlo, siento como tus dedos hacen círculos sobre el…. unos pechos firmes y duros… sus pezones erectos con solo notar el tacto de tus manos… y te recreas en ellos… primero uno y después… el otro.
Mi  piel mantiene esa suavidad aterciopelada que hace que sea tan dulce… mi perfume es una fragancia que te envuelve… y vas prolongando tu tocamiento una y otra vez…
Tus labios van besando mi pelo… que huele a una mezcla entre menta y mejorana… tus dedos juegan con un poco de mi cabello, y yo me voy acomodando un poco más sobre ti…
Es el momento relax… el que nos arrastra a excitarnos muy poco a poco… mientras escuchamos esas canciones de amor…
Me atrevo a susurrar despacio… quiero que me hagas el amor ¡!! Y tú respondes… tranquila, queda mucho hasta el amanecer…
Así nos quedamos dormidos, solo con el contacto de los cuerpos… la luz del día empezó a despuntar y se colaba por la ventana… estaba amaneciendo, abrí los ojos y estabas pegado a mi… despierto, mirándome… en silencio.
Te pregunte… no has dormido ¿? Respondiste… No ¡!!
He cuidado de tu sueño, escuchando cada suspiro, cada gemido, sintiendo el latido de tu corazón… mientras dormías rastree tu cuerpo… me dijiste.
Mi boca busco tu boca… mis labios se unieron a los tuyos… te susurre de nuevo que me hicieras el amor, que me hicieras tuya…
Me senté en la cama frente a ti… y tú te pusiste frente a mí, abriste tus piernas y me metí entre ellas, colocando mis piernas sobre las tuyas hasta quedar completamente entrelazados… mi camisón cubría mi cuerpo… y poco a poco lo fui subiendo por mis caderas, mi cintura… y fue cuando tú me lo terminaste de quitar… quedaban mis braguitas y con suavidad me levantaste los glúteos para poder bajarlas y quitarlas, coji con mis manos mi pecho y lo acaricie mientras mi lengua perfilaba  mis labios, insinuante me acerque a ti hasta que mis pezones rozaron tu pecho…
Hay algo que te vuelve loco de mí… es mi voz, escucharme cuanto te deseo, escucharme decirte lo excitaba que estoy… como se humedece  mi coño… me escuchas y pierdes el control sobre tus sentidos dejándolos libremente a la pasión, al morbo, la excitación se hace patente… te excitas y yo lo sé… lo sé y me gusta…
Mientras mis tetas se rozaban con tu pecho… te fui susurrando mis sensaciones, te decía como se endurecían mis pezones… las ganas que tenia de que me follaras… sí, que me follaras, los deseos  de sentirte cerca de mí… así muy despacio, así cariño… lame mis pezones, mordisquea mis tetas… así, así… te susurraba.
Me acerque un poco más y ya mi pelvis se pego a la tuya… mi coño se acerco a tu polla, tu polla que endurecida buscaba mi coño que ya estaba muy mojado, húmedo… pero solo lo rozo, deje que lo rozara, mientras mis dedos acariciaban mi clítoris y los moje bastante… te los acerque a la boca y chupastes mis dedos desesperadamente… tu boca era fuego, mi coño era fuego…
Me has follado mientras dormía… te pregunte ¿? Has podido  resistirte sin follarme ha sabiendas del fuego que desprende mi coño… ¿?
No respondiste, solo me miraste sonriente…
Seguramente pasarías toda la noche excitado cerca de mí… rozando tu polla por mi culo… apretando lo máximo tu cuerpo al mío…
Continuaba con mis susurros… tu cuerpo empezaba a temblar.
Me puse de pie frente a ti… con mis dedos abrí los labios de mi coño, mientras observe que tu lengua salía de tu boca como esperando ese majar, me acerque y tu lengua se aproximo… tus manos apretaban mi culo hacia tu boca… mis manos agarraron tu cabeza y deje que tu lengua se llenara de mí… Tu lengua era como un molinillo que no paraba de entrar y salir de mi coño, chupandolo y absorbiendo toda su esencia… así una y otra vez… así una otra vez…
Yo ya no susurraba solamente, también jadeaba… jadeaba de placer, tú lengua jugueteaba con mi clítoris mientras susurras el placer que sentías por los huevos, el gusto que te corría por ellos… y te pedí que fuera tu lengua la que follara mi coño… y así lo hiciste, como si de tu polla se tratara la lengua entraba y salía del coño sin descanso… sin pausa tu lengua entraba y salía de mi húmedo coño… aproxime mis dedos  al coño y empecé acariciando mi clítoris a la vez que tus lametones recorrían por dentro y fuera del coño… me estremecí y goce… goce tanto hasta que mi flujo empezó a correr por mis muslos… jadee, jadee, jadee… mis piernas empezaron a temblar y pare unos instantes, pero tú no estabas satisfecho todavía y querías más… mucho más.
Tu polla permanecía dura, muy dura… y lentamente me fui separando de mi para ir bajando muy despacio hacia la polla… de nuevo mis dedos separaron los labios del coño dejándolo abierto totalmente… tus manos cojian mi cintura y me ayudabas a bajar, poco a poco… poco a poco.
El coño llego hasta la puntita de la polla y ahí se paro… moviendo mis caderas fui rozando la polla… así, así, así… hasta que te oí suplicarme, que no te hiciera sufrir más… pero seguí con el roce durante unos instantes… poco, muy poco a poco… baje un poco más… temblabas, tu cuerpo temblaba…
Ummm... así cariño mira como te follo… te dije.
Y deje caer mi coño sobre tu polla… jadeabas, jadeabas… pero yo no me movía… no nos movíamos ninguno y jadeabas…
Estaría toda el día, toda la noche fallándote… dijiste.
Sin movernos… note como mi coño se llenaba de tu semen… y me quede quieta para que disfrutaras… te corrieras lentamente, pero eso duro unos minutos… empezaste a mover mi culo arriba y abajo… y tu semen salía de mi coño mojando mis muslos, mojando tus huevos… empecé a moverme al mismo compás que tu… arriba y abajo, arriba y abajo… mis labios se pegaron a los tuyos y tu boca tenia sabor a mi coño… te mordí los labios mientras seguía moviéndome encima de ti… así, así, así…
No se las veces que tu polla lleno mi coño… o mi coño lleno tu polla… pero fueron bastantes… no me separe de ti y continuamos abrazados mientras el fuego del cuerpo se iba calmando, lentamente nos refugiamos abrazados con la respiración agitada todavía…
Durante mucho tiempo mi cuerpo sigue sintiendo el placer… esa sensación que no se marcha nunca, que cualquier roce hace que el cuerpo vuelva a excitarse… aunque la mente ande por otros lados, siempre queda tu recuerdo en mi… las sensaciones vividas, tus susurros cerca de mi nuca, tus dedos entre mi cabello… tus piernas rozando las mías…
Como olvidarte ¿? Si tú eres parte de mí… y yo soy parte de ti…




DamaDeNoche.

Read More

A flor de piel…


                                               A flor de piel…

Con las yemas de los dedos… acariciaba el borde de la mesa, poco a poco iba sintiendo ese aire fresco que traía la mañana con fragancias de distintas maneras que mezcladas entre ellas  hacían la habitación muy agradable.
Durante la noche estuve agitada, inquieta, con sueños dulces y diferentes.
Soñé con uno de nuestros primeros encuentros… (una comida de trabajo) donde apenas nos rozamos, pero varias veces nuestras piernas tropezaron… ninguno de los dos dijimos nada, así estuvimos un largo rato entre miradas y gestos insinuantes… nos sentíamos atraídos.
Sus palabras añadidas a su sonrisa escondían algo y sus ojos se clavaban en mí, tenia la sensación de que me exploraba cada parte de mi cuerpo y que aun estando vestida conseguiría ver mi ropa interior, como si sus ojos fueran un láser que todo lo penetraba.
Y empecé a tener sensaciones, alargue las manos sobre la mesa y las aprisiono  con las suyas, sus dedos hacían círculos en la palma de mis manos, mis ojos se clavaron en el, mi lengua enmudeció, note que tenia mariposas en el estomago.
Necesito ir a refrescarme… le dije!! Separándome un poco de el que esbozo una  sonrisa complacida.
Y como era de esperar muy caballerosamente se levanto a retirar mi silla aprovechando para que sus dedos rozaran mi piel… yo me levante con cautela  mientras sentía el calor de su boca, su aliento cerca de mi nuca… y al llegar a su  altura sus labios se posar en mis hombros semidesnudos…

A flor de piel se quedo su beso.
Como pude llegue al aseo… mis piernas temblaban, las  manos acicalaban mi vestido, estaba nerviosa y creo que no lo pude disimular… no se si la sensación era de nerviosa o de placer, pero note la excitación.
Ya en el aseo me apoye sobre el lavabo mientras mis piernas se cruzaron… rozando mis muslos entre ellos, note el fuego que desprendía mi ropa interior… y levantando mi vestido un poco introduje una de mis manos acercando mis dedos hasta mis braguitas… sin pensarlo me dije… porque no masajear mi coño ¡!!! Lo necesito.
Acaricie por encima mi pelvis, mientras mis muslos se juntaban más y más… separe un poco las braguitas, lo necesario para que alguno de mis dedos se aproximara hasta mi clítoris… ufff..... estaba excitada y humedecida… mi coño se había abierto como el capullo de una rosa y mientras mis dedos acariciaban cada rincón de mi clítoris, así una y otra vez, una y otra vez hasta que mis tetas empezaron a endurecerse.
Apretaba mi pelvis contra el lavabo para poder frotarme más… ese era un buen momento para correrse y aliviar un poco mi ansia de placer… pero le dije que solo tardaría un momento… coloque mis tetas dentro del sujetador, baje mi falda hasta su sitio… y cuando iba a lavar mis manos, mire mis dedos y sin pensarlo los metí en mi boca… los chupe como una posesa para no desperdiciar nada… pinte mis labios, me arregle el pelo, me perfume un poco… y me dispuse a volver con el…
Todo bien… ¿? Pregunto!!
Todo es su sitio… Respondí.
Desperté… y mi coño estaba húmedo… muy húmedo.


                                 A flor de piel sentí tus dedos…
Nuestros encuentros fueron espaciados… pero volvimos a coincidir un fin de semana en un congreso… el encuentro fue fortuito… pero fue ese filing que nos unió la primera vez el que hizo que nos volviéramos a tropezar, esta vez nos buscamos entre los demás hasta conseguir sentarnos juntos para la cena…
Me ofreciste una copa y no me pude negar, fue ese contacto tan sutil casi desapercibido de tus dedos hacia los míos que en cada movimiento intentaban rozarme…
Umm susurre, a sido casual que nos sentaros juntos ¿? Me pregunte.
A la vez que pensaba que las casualidades no existen, que solo buscamos la ocasión para conseguir lo que deseamos o nos gusta.
La cena era amena y chisposa, y poco a poco tú te aproximabas más a mí, sin que nadie se diera cuenta (eso pensábamos nosotros)… tu brazo rodeo mi silla y alargando tus dedos hasta conseguir acariciar mi espalda… mi pronunciado escote te permitía llegar hasta casi mis glúteos, un dedo tras otro fueron rastreando mi espalda llegando a introducirse entre mi pelo… bajando por mi nuca de nuevo hasta llegar a mi cintura… sentí como mis pezones se ponían en guardia, erectos ¡!!
Mis piernas esta vez no se juntaron… mis piernas se fueron abriendo hasta rozar las tuyas… sin dudarlo un segundo te acercabas rozando tu pierna contra la mía,   tu brazo abandono mi espalda colocándose sobre una de mis piernas… esta vez tus manos fueron subiendo poco a poco mi vestido hasta que mi suave piel  quedo a tu alcance… apretabas mis muslos, como comprobando su dureza.
Abrí mis piernas un poco más,  era como una necesidad que pudieras juguetear entre el interior de mis piernas, yo te ofrecía mi sexo para que te deleitaras en el.
Mientras el resto de compañer@s seguían con armonía la cena, nosotros estábamos inmersos en buscar el placer olvidándonos del resto y dejándonos llevar, tus dedos fueron rozando mi ropa interior hasta encontrar la puerta de entrada hacia mi coño… solo con abrir un poco más las piernas ya estabas en contacto con el, sintiendo el fuego que desprendía tan capaz de derretir tus dedos, tu polla, tu lengua… todo lo que se le pusiera en su camino.
Abrí los ojos y… estaba húmeda, muy húmeda, me quede en la cama inmóvil e intentando reconstruir la escena… ha sido un recuerdo?? Un sueño?? Pero yo estaba tan húmeda ¡!!!

A flor de piel… llegaste a mí.

Algunas semanas después recibí una llamada de teléfono, entre risas y palabras picantes te presentaste, recordándome nuestros dos encuentros anteriores, intentando volver a vernos… ufff... de esta no me escapo pensaba mientras tu seguías con tu verborrea graciosa, no te prometí nada y te dije que lo pensaría, aunque no te conformaste con mi respuesta me diste una dirección y una hora por si me decía a ir.
Durante toda la mañana anduve de acá para allá, sin saber que decidir… un baño será lo mejor, pensé ¡!!
Una vez relajada en ese baño pensaría las cosas con más claridad y decisión, y así sumergida en esa nube de espuma empecé a recordar los dos primeros encuentros, sus dedos buscando cada pliegue de mi piel, sus besos furtivos, el roce de sus manos… y pensé a que podría saber su polla, sus huevos ¿? Ese pensamiento me vino a la mente. Y sus besos, que sabor tendrían sus besos??
Mis piernas se fueron juntando, el vapor del agua me llegaba hacia mi rostro, mi pelo estaba recogido hacia arriba en mi cabeza…   mi cuello, mi nuca sentían ese vapor que a la vez me estaba excitando… porque me ponía tan cachonda cada vez que pensaba en el ¿?
Pensar en lo poco que habíamos tenido y me ponía como una perra en celo ¡!
Así empecé a toquetear mis tetas hasta conseguir que mis pezones se endurecieran, sentí esa sensación tan rara y a la vez placentera que sin necesidad apenas de tocarte te excita, te excita tanto que llegas hasta correrte… me mantuve una hora dentro del agua sintiendo ese placer, decidiéndome a ir al encuentro.

A flor de piel… escribió su nombre.
Apenas quedaban unas horas para esa cita, seria fácil encontrar la ropa adecuada… mi ropa interior seria como siempre exquisita, en mi línea de un color pastel y suave a la vez que provocativa, que se transparentara a traves de mi blusa sin exagerar… el perfume sutil, penetrante y duradero, pero suave… demasiado perfume podría empalagar el momento.
Fui en taxi a ese encuentro y durante el trayecto pensaba en el momento, volví a sentirme excitada, era como un deseo que me rompía por dentro el querer encontrarme con el, pero a la vez no quería que el notara lo tanto que lo deseaba.
Como era de esperar el ya estaba allí… nos saludamos cortésmente con un beso y sin querer mi cuerpo se estremeció, cuando sus manos se acercaron a mis hombros y sus labios rozaron mis mejillas… me estremecí ¡!!
Tanto lo deseaba ¿?? Cuantas veces me he sentido así en nuestros escasos encuentros??
No he  sentido nada igual o parecido con ninguno de los chicos que he conocido, el ha conseguido que mojara mis braguitas solo con saber que estaba ahí ¡!!!
Si ya en mis sueños me hacia disfrutar, seria explosivo el contacto cuerpo a cuerpo.
Una copa, una charla, una sonrisa complaciente y decimos marcharnos, no muy lejos estaba alojado y decidimos ir a su hotel. Traspasamos el umbral y la puerta se cerró tras nosotros invitándome a pasar.
Como en mis sueños… la habitación bien perfumada, a las cortinas las hacia bailar el aire que con suavidad entraba, una botella de cava con sus dos copas… y el ¡!!
Se quito su chaqueta y yo deje caer mi bolso sobre una mesita… se acerco a mi, con esa dulzura con la que siempre me trato, sus manos se acercaron a mi cintura y la llevo hacia el, sentí su pelvis contra la mía mientras su boca se aproximaba a mi rostro, su mano subió por mi espalda alcanzando mi nuca y se quedo parada ahí, sus labios se entreabrieron mientras se juntaban con los míos y su lengua traspaso a mi boca como una taladradora, me apreté contra el mientras mordisqueaba sus labios y mis manos buscaban su cinturón.
Nerviosa, muy nerviosa pero sin perder el control encontré por donde desabrochar su pantalón, sacando su camisa,  despasando cada uno de esos botones mientras las yemas de mi dedos iban acariciando su torso y arrastrando esa camisa por sus hombros la deje caer al suelo sin preocuparme nada más.
Mis manos volvieron a su pantalón bajándolo hasta dejar al descubierto su boxer… y buscando la abertura introduje mis dedos para comprobar el calibre, groso y dureza de su polla, Umm exquisita, buen temple y buena consistencia, dura y erecta, alargue mis dedos y roce sus huevos, duros, duros como si estuvieran a rebosar de leche, sus pantalones seguían a media pierna bajados, seguí bajándoselos y lo mismo hice con sus boxer, dejando su cuerpo total mente desnudo.
En volandas me cojio y me llevo hasta su cama, se puso de pie frente a mí levanto mi falda hasta mi cintura, mis bragas quedaron a su vista, con dos de sus dedos las fue bajando por mis muslos, por mis rodillas hasta llegar a mis tobillos, donde las dejo caer al suelo (yo seguía con las medias puestas que estaban sujetas por un ligero a juego y los zapatos, pero al parecer eso no le preocupaba) abrió mis piernas y se metió entre ellas, quedando atrapado ahí, solo se inclino levemente, lo justo para poder alcanzar los botones de mi blusa y con lentitud los fue desabrochando mientras entonaba una canción, yo poco o nada podía hacer, me introduje en sus gestos y lo miraba sonriente mientras mi lengua  mojaba mis labios y mis dientes los mordisqueaban… apareció mi sujetador y lo desabrocho de un soplido… lo dejo caer al suelo al igual que hizo con mis braguitas, su mano se abrió y rastreo mis tetas, entreteniéndose en mis pezones que ya estaban muy erectos, acerco su boca a mi aureola y la chupo como si nunca hubiera saboreado algo igual… era su lengua la que paseaba por mis tetas, bajando hasta mi cintura y tropezando con mi falda.
Agarro mis piernas y me coloco boca-abajo, desabrocho la cremallera y arrastro esa falda sobre mis caderas hasta que me la quito, unas suaves caricias recaían sobre mis glúteos cada vez más fuertes pero complacientes… y no lo dude, me levante un poco y apoye mi cuerpo entre mis rodillas y mis brazos colocándome en esa posición de “perrita” que tanto gusta, le ofrecía mi ano para que disfrutara de el, algunos de sus dedos llegaron a mi boca hasta que los humedecí en abundancia, para que el se sirviera de eso y pudiera introducirlos en mis entrañas.
Así, así muy poco a poco sus dedos fueron excitando mi culo, así muy despacio y lentamente mientras mis dedos buscaban mi clítoris para rozarlo, acariciarlo, masajearlo y acompañar el placer que empezaba a sentir el ano…
Muy despacio le dije que fuera su polla quien le diera gusto al ano, pero no me oía y lo repetí de nuevo con voz más firme, entonces se paro y se apoyo sobre mi espalda hasta que su boca llego a mi oído y me dijo… suplícame que te folle el culo ¡!!
Suplícamelo, que te haga gozar perrita ¡!!
Mi excitación era desbordante e imagine que su excitación seria igual.
Mientras le suplicaba que me follara, me penetrara… escribió su nombre en mi espalda con sus dedos, como si en ese momento fuera de su posesión, si lo era, en esos momentos el era mi Amo y yo su esclava.
Note como su polla se acercaba a mi ano, sus dedos no dejaban de excitar mi culo y estaba listo para se introducido… un poco, un poco más, más y sentí como iba entrando dentro de mi, yo seguía acariciando mi coño y el gusto era compartido entre el clítoris y el ano, así no pares le gritaba, así, así.
Mi cara estaba apoyada en la almohada, mis tetas rozaban las sabanas y su polla entraba y salía de mi ano, una y otra vez mientras jadeábamos, yo no quería que parara, el no quería parar, y continuamos una y otra vez mientras me decía te gusta verdad?? A que te gusta mucho ¿? Quieres más polla??
Solo podía responde entre jadeos, sigue, sigue, sigue… y siguió, y siguió hasta que sus huevos se quedaron pegados a mi culo y solo escuchaba jadear con fuerza mientras entre susurros decía… me corro, me corro ¡!!!
Los poros de mi piel rezumaban placer, sensaciones, gusto… clímax.
Con suavidad su polla salió de mi coño y su torso cayo sobre mi espalda, me deje caer totalmente en la cama y el encima de mi… notaba su corazón palpitar con fuerza, note sus besos recorrer mis brazos y mi espalda.

A flor de piel…
Y amaneció, de nuevo la luz del día deshizo el encanto de la noche anterior, pero esta vez no era un sueño, el continuaba dormido al lado de mi, salí de la cama muy despacio, sin apenas hacer ruido y como una furtiva arrepentida y muy satisfecha  me vestí y salí de aquella habitación.
Sin despedirme, sin dejar una nota, sin mediar una palabra desaparecí.
Soñé con una noche envuelta en el placer y el goce… soñé, soñé, a flor de piel.


Dama.

Read More

Treinta días… una noche!!!!




Treinta días… una noche!!!!

No fue por casualidad, pero tampoco fue algo buscado… simplemente sucedió ¡!!
Mis vacaciones se basarían principalmente en pasar treinta días descansando y visitando los alrededores… los dos primeros días me dedique a conocer el lugar donde me alojaba… después… pues a lo que surgiera… y surgió, vaya si surgió, no tenia nada previsto… solo la zona a visitar… sin prisas ni obligaciones.
En ese hotel  donde estaba alojada trabajaban dos chicas de más o menos mi edad… y pronto entablamos amistad… me acompañaron en mis visitas culturales, visitas de tapeo, fiesta nocturna y alguna cosa más.
Me presentaron a sus amig@s... Todo era perfecto… desde el principio al final.
Las niñas eran una pasada… atentas y serviciales, muy atentas… sobre todo una de ellas que desde el primer día se mostraba más cercana a mí… subiendo incluso muchas veces a mi habitación después de su trabajo… eran un encanto, sobre todo esta ultima que me miraba con deseo, como si me deseara.
Por el hotel corría el rumor de que le gustaban mucho más las chicas que los chicos… bastante más.
Yo estaba de vacaciones… abierta a cualquier novedad y situación…
Un día ellas tenían fiesta y nos decidimos a salir las tres a una playa cercana… pasamos el día allí y a la vuelta paramos a tomar un refresco… sentadas en esa terraza llego un chico que yo no lo conocía y me lo presentaron como alguien que vivió allí y que hacia años se fue a una gran ciudad… algún que otro año acudía a su localidad de origen… y fíjate, ese año estaba allí.
No era un bellezon de chico… tenia una ex y dos niños… no pasaba de los 42 años… y como he dicho no era un bellezon… pero había algo que le hacia muy atractivo… una mirada penetrante, una sonrisa provocadora y unos labios gruesos y bien formados, de esos morros que te invitan a morderlos…
Se añadió a la mesa y fue divertido… al rato se despidió no sin antes proponernos quedar para más tarde… y aceptamos.
Anocheció y acudimos a la cita… el chico nos vino a recoger, y solo fuimos con un coche… a mitad de la cena una de las chicas empezó a encontrarse mal (al día de hoy pienso que fue una escusa)… y decidimos llevarla a su casa, la cuestión es que al final quedamos tres… el chico, la chica tan  cariñosa y yo…
Fuimos de terraza en terraza tomando mojitos… al segundo mojito mi cabeza ya no era la misma… y aun así tome un tercero… un cuarto ya perdiendo la cuenta… eso hizo que me diera esa risa imparable y hasta ahí recuerdo…
Desperté a duras pena en una habitación que no era la mía… y llego la sorpresa.
El chico caminaba desnudo por la estancia… y la chica con tan solo unas braguitas… yo también tenia solo unas braguitas… sin saber como y porque… Estamos casi desnudos… nosotras apenas con las braguitas y él… desnudo!!!  pero pase de preguntar el porque de esa situación…
Al ver que despertaba se acercaron a mí y me preguntaron que tal… conteste mareada… muy mareada!!!!
Se ve que la noche estuvo animada… pensé ¡!!!
Mis nuevos amigos me calmaron y me hicieron de nuevo acostarme… mientras ese chico se introducía en la cama también… la chica se quedo fuera, de pie… apoyada en un lateral de una puerta pero con los ojos clavados en esa cama… y empecé a notar un cuerpo que se acercaba a mí… con mucha suavidad se fue acercando mientras sus manos acariciaban mi espalda… no se conformo con seguir la línea de mi espalda, continuo hasta mi cuello… introduciendo su lengua por mi cabello hasta llegar a mi nunca… siguiendo por todo mi cuerpo con su calida boca…
Era grato sentir todo eso… me gustaba, aunque mareada me gustaba… de repente llamo a la otra chica y entro en la cama… ahora éramos tres cuerpos unidos por una misma sensación… el se coloco entre medias de las dos y fue dividiendo sus besos y caricias, primero una, después otra…
Bajo por mis senos… mis tetas estaban endurecidas, mis pezones erectos… y los fue masajeando uno y otro durante un rato… sentí como mi coño se excitaba… note como mi cuerpo se estremecía y sentí como unos labios me besaban desesperadamente… notaba como unas manos bajaban por mi cuerpo… y esa lengua húmeda jugueteando entre mi boca… no abrí los ojos, no quería saber… solo disfrutar y me daba igual quien me besara o follara…
Ese chico cambio de posición e inclino su cabeza hacia el cuerpo de la otra chica… arrastrándose por encima de ella fue bajando, bajando, bajando hasta llegar al filo de sus braguitas… y con sus dientes se las arrastro hasta conseguir quitárselas… yo no sabia que hacer, pero la otra chica fue rápida y hábil… con sus dedos humedecidos por mi coño me los acerco a mi nariz, mi boca, pasándolos por el filo de mis labios y metiéndolos en mi boca mientras me decía… chupalos, chupalos es tu coño enloquecido lo que vas a probar… chupalos!!!!!
Era inevitable que paráramos porque estábamos muy cachondos… la chica se apegaba a mi con deseo de poseerme… mientras nuestro amigo chupaba un coño y otro… mientras chupaba uno… masturbaba el clítoris de la otra… mientras introducía sus dedos en mi coño… lamia el coñito de la otra chica… así durante un largo rato… mientras nosotras unidas de cintura hacia arriba rozábamos nuestras tetas… nuestros pezones chocaban… nuestras lenguas exploraban las bocas, que sedientas de placer se mordisqueaban entre ellas…
Yo disfrutaba… y empecé a llegar al clímax… me corría muy lentamente… ella noto que yo estaba casi apunto y de un zarpazo retiro la boca de nuestro amigo de mi coño… siendo ella la que chupara mi jugo… el chico se agarro al culo de la chica y la fue colocando en posición para introducirla, antes de metérsela le acario el culo… ella gemía al igual que yo… mientras pedía más y más… ese chico estaba súper excitado y se decidió a follarla ¡!!
Pero cuando ella noto el pene rozando su coño, exaltado y endurecido… salto de la cama!!  Y dijo No… tú No… No quiero que me penetres a mí…
Y volvió a la cama… pegándose a mí.
El chico se levanto… se puso frente a la cama y colocando una de sus piernas en alto… empezó a masajear sus huevos… para poder levantar de nuevo su polla… acariciaba sus huevos y su polla… durante un rato mientras observaba como nosotras jugábamos, yo me arrastre de rodillas hasta llegar a el y me acerque hasta su pene… mi lengua empezó con las caricias, con las minúsculas chupaditas, los leves mordisquitos hasta conseguir levantar y excitar de nuevo su polla…
Con mi culito en pompa… de rodillas ante el, él empezó acariciar mis glúteos… mientras la otra chica se quedo sentada en la cama mirándonos… sin hacer nada…. Hasta que decidió acercarse un poco.
Yo introducía su polla en mi boca, de arriba para abajo, de abajo para arriba… su polla estaba totalmente endurecida… y sentí detrás de mí como una presión… nuestro increíble amigo había invitado a la chica a que se uniera a nosotros… que se pusiera detrás de mí.
El se iba excitando y yo… ufff... note como un dedo merodeaba por mi culo... y note una lengua muy caldosa que hacia circulitos por el… mientras mis dedos iniciaban las caricias en mi clítoris… gozaba, gozaba y gozaba por no saber donde estaba el gusto y placer… con suavidad el dedo de mi amiga se fue introduciendo dentro del culo… mientras me daba palmaditas en los glúteos una y otra vez…
Mis ojos permanecían cerrados… y eso hacia que las sensaciones fueran más intensas… muchas más intensas y entre gemido y gemido mi boca se lleno de semen, a la vez que la boca de esa chica se lleno de mi flujo vaginal… todo eran gemidos de placer.
Pero sin darme cuenta  él me dio la vuelta y de bocas me vi. entre las piernas de mi amiga… muy cerca de su coño… mi nariz noto su perfume, ella gemía boca arriba mientras se acariciaba el clítoris, tocándose las tetas… él me acerco la cabeza a su pelvis y me dijo… chupa ¡!! Chupa que se corra también.
Y chupe, y chupe… mientras de nuevo algo muy gordo y duro se introducía por mi culo una y otra vez…
Imaginar tanto placer… sin saber por donde vendría, coño, polla, culo….
Mi cuerpo ya no lo sabia… abrí los ojos y vi. La cara de satisfacción de mis nuevos amigos… sus caras enloquecidas mezcladas con los gemidos, lentamente nos volvimos a correr los tres… mi culo se lleno de semen, mi boca se rejo con la esencia de su coño… y su coño se rompió en fuego y placer….
Cuando de nuevo abrí los ojos… estaba en una habitación que reconocía… era mi hotel… intente levantarme de la cama y volví a ella mareada… todavía con los efectos de la noche anterior…
Desperté a las horas… más espabilada me fui a duchar… enjabone mi cuerpo… mi coño sentía ese punto de placer, mi culo sentía esa misma sensación… el agua caía por encima de mi… hasta esa agua me hacia sentir placer…
Inolvidables vacaciones, inolvidables amig@s.


DamaDeNoche.


Read More

El cartero… llamo solo una vez.






























 El cartero… llamo solo una vez.





Nunca te puedes imaginar que puede sentir una mujer cuando se pone bella… y al referirme a bella, lo digo empezando por su ropa interior… es complicado que un hombre sepa en realidad lo que se siente… aunque se podrían aproximar las definiciones entre un hombre y una mujer.

Siempre he sabido que mi pareja tenia buen gusto para su ropa interior… se que le gusta que sea atrevida a la vez que cómoda… colores suaves o más calidos dependiendo de la estación del año… o de la ropa que vaya a llevar encima.
Yo siempre le hecho halago de su buen gusto… y he soñado muchas, muchas veces con esos modelitos ocultos a muchos ojos y que solo unos pocos los puedan disfrutar… siempre comento lo mismo, es una pena que la lencería quede tapada con una falda o una blusa… una pena.

La distancia entre nosotros es de unos cuantos kilómetros,  eso hace que no pueda disfrutar de las bellezas que cubren el cuerpo de Mery,  así se llama mi chica… su pecho esta bien formado redondeado con aureolas grandes y pezones erectos, sus caderas son fuertes y a la vez sexys unidas a su glúteo que esta muy duro, donde sus bragas quedan como un guante a la mano, su lencería exquisita, bella y sexy, su pelo negro y largo  y sus ojos son oscuros entre marrones y color chocolate.
A veces los sueños se cumplen… los deseos y siempre sueño tener algo más de Mery… siempre ¡!
Y así un buen día llamo el cartero a casa y dijo mi nombre Peter… tienes un paquete grito!!!!
Un paquete ¿?? No era navidad, ni mi cumpleaños… que coño será ahora ¿? Pensé ¡! Que coones traerá el cartero ¡!.
Mi novia tiene esa costumbre mandarme paquetitos con “cosas” cosas deliciosas y cuando menos te lo esperas y hoy era uno de esos días…

Esta vez era  una caja con muchas cajitas, cajas decoradas con corazones y atadas con lazos de colores, en un principio pensé en esas muñecas rusas “matrioskas”, donde se empieza por una grande y dentro se van sucediendo las pequeñas.

Tranquilamente lo saque todo y dispuse las cajitas por encima de la mesa de mi escritorio una detrás de otra… pero cual abrir primero ¿? Que podría haber dentro de ellas ¿? Cual seria la sorpresa ¿?

Después de meditarlo un poco abrí una de esas cajas y me imagine, NO, no podía imaginar lo que allí podría encontrar.
La boca se me entreabrió con sorpresa, mis ojos se humedecieron, mi corazón palpitaba descontrolado, mis manos sudorosas… durante un buen rato mi cuerpo se quedo inmóvil,  con los ojos fijos y mis manos rígidas apoyadas en la mesa sin saber que hacer, temblaba todo mi cuerpo.
Así durante un tiempo, diez minutos, veinte minutos,  no sabría decirlo, cerré los ojos y tragué saliva, la sensación era como si estuviera en lo más alto del clímax, mi cuerpo se abandonaba a las sensaciones,  a la imaginación.
Un total abandono y cuando pude reaccionar al cabo de esos minutos, note que mi ropa interior y pantalones estaban húmedos… me había excitado, me había excitado tanto que mi polla se corrió sin necesidad de que la acariciara, solo con mirar por encima lo que había en aquella caja.
Alargue mis manos y coji tan valiosa prenda para mí,  la primera caja contenía unas braguitas de seda negras adornadas con un lazo y transparencias en la parte trasera,  al tocarlas era como estar en otra dimensión,  con delicadeza me las acerque a mi nariz… y como era de suponer su perfume habitual lo llenaba todo,  fui recorriendo mi cara, mi torso con esas braguitas que apretaba entre mis manos, así durante un rato disfrutado de la  suavidad  de dicha prenda.
Me  atrevería a ponérmelas??  meterme dentro de ellas ¿?
Me dirigí al baño para darme una ducha antes de ponerme las braguitas… pues mis huevos, mis muslos continuaban mojados  y así lo hice, mientras me frotaba pasando lentamente por mi polla sentí la erección, no era una erección completa, es como solemos decir los hombres “morcillona” y aunque es una forma de llamarla vulgarmente es así, no es una erección total  (mi novia me dice que le gusta mi polla en ese  estado, porque cuando se la mete en su boca la pude dominar mejor al jugar con ella ) ósea estaba en el punto exacto al gusto de ella… (Si Mery pudiera verme ahora) me dije.
Acabe de ducharme y me puse esa lencería, me mire al espejo y me la imagine a ella,  caminando por la casa en  braguitas,  bellísima y espectacular, me sentía cómodo con su ropa interior, muy a gusto y me fui hacia mi mesa de nuevo para ir descubriendo algo más… como ya dije con anterioridad había más cajitas, aparte el resto y me propuse abrir otra, con un placer difícil de explicar que me recorría todo el cuerpo,  de nuevo empecé a temblar, mi corazón latía y latía… y de nuevo al destapar ese regalo mi cuerpo volvió a paralizarse.
Esta vez era algo más, era un conjunto completo de ropa interior sujetador y braguitas a juego… ufff.
Solo se me paso una idea por la cabeza… no podía ser otra cosa, Mery  quería acabar conmigo y solo se le  ocurrió que fuera de un ataque cardiaco????? Eso era ¿?? Porque yo ya estaba descontrolado, fuera de mí.
Me retire de un salto de la mesa echando mi sillón hacia atrás y rebotando  en la pared que paro el empujón, me recosté sobre el y puse mis manos en mi corazón, seque el sudor de mi frente, apreté mis labios y me dije… ten valor Peter, esto es para ti, no digas nada y ten valor ¡!!
Y armado de valor, con mi polla con subidas de erección en estado dura, dura como una barra de hierro y morcillota,  poquito a poco me acerque a la mesa arrastrando mi sillón conmigo.
Frote mis manos y muy sigiloso saque el regalo de la caja y lo puse encima de la mesa, mis muslos se frotaban entre si, no sabría decir si por nerviosismo o para acompañar mi excitación, acaricie mis pezones un poco apretándolos con firmeza… mientras extendía las braguitas sobre la mesa dedicándoles una mirada penetrante  y contando una a una las piedrecitas que la embellecían mucho más,  su color era azul turquesa, tan suaves al tacto como las que yo llevaba puestas,  la parte delantera era de encaje en el mismo tono y las piedrecitas al mismo tono también,  no eran muy escotadas  más bien tapaban lo justo,  el sujetador era tanto o más sugerente… ese color azul turquesa le quedaba muy bien a Mery,  que mantenía su color de piel moreno tanto en verano como en invierno.
Con las prendas en mis manos me las volví acercar a mi rostro sintiendo  de nuevo el perfume que suele ponerse ella,  esta vez no me conforme con olerlas, mis labios rozaron el encaje, mi lengua lamia por todas las costuras.
Me volvía a recostar en mi sillón y me deje llevar por el grandioso momento… me imagine a ella con esa lencería invitándome a su cama… provocándome.
De nuevo mi cuerpo estaba en otra dimensión  y esta vez sin meditarlo pase con mi manos hasta llegar  por encima de las braguitas que tenia puestas, mi polla era hierro puro y duro, mis dedos resbalaron entre las bragas y mi pelvis hasta encontrar  mi polla, acerque mis dedos al glande y como era de imaginar estaba de nuevo humedecido.
Aparte las bragas y me acaricie la polla, muy despacio y poco a poco… hasta que mi polla volvió a mojarme de totalmente de nuevo, mi semen era abundante y caliente, descanse unos momentos y disfrute.
volví de nuevo a la cruel realidad y me di otra ducha para refrescar un poco, mientras lavaba esas bragas, sentí de nuevo que mi polla se excitaba, no queriendo perder ese momento esta vez fui más atrevido… me puse las bragas y el sujetador y me eche sobre mi cama.
Recorrí con la yema de mis dedos mi nuca, mi cuello, por mi torso… hasta llegar a mi pelvis y rastrear por encima de las bragas mi polla, hasta conseguir una perfecta erección, seria mi tercera corrida ese día y sin tener que meter la polla en su coño, mi tercera corrida pensando en ella y acariciando su ropa interior.
Así, así masajeándola con delicadeza, mientras mi otra mano acariciaba mis huevos que estaban endurecidos, así sin prisa porque quería disfrutarlo, así, así… una música se escuchaba a lo lejos y estaba atardeciendo, mis manos jugueteaban entre mi polla y los huevos.
Sonó el  teléfono, era Mery!!!!
Dime cariño… (respondí) su voz es tan sensual como todo en ella y mientras hablábamos no deje de masturbarme, porque sus palabras sin llegar a ser provocantes incitaban al goce, esa manera suya de susurrarme tan dulcemente.
Y me pregunto entre risas, Peter amore te llego el cartero ¿?? Solo respondí SÍ, el cartero siempre llama una vez.
Mery seguía riendo alegremente… y yo continuaba con mis caricias, que placer dios mío ¡!! Que goce ¡!! Que corrida, que corrida ¡!!!
Le dije mientras mi chica reía y reía, al mismo tiempo que me besaba a trabes del teléfono y me decía, amor mío corretee ¡!! Corretee hasta reventar ¡!!
A veces los sueños se cumplen, los deseos y siempre sueño tener algo más de Mery… siempre ¡!

Dama.




Read More